¿Cuáles son los beneficios de la ética laboral?

¿Cuáles son los beneficios de la ética laboral?

¿Tienes una postura ética en el trabajo?

¿La responsabilidad, el compromiso, la humildad y el respeto por los demás son parte de su comportamiento?

Entonces, lo más probable es que sí.

Y hay buenas noticias: los especialistas en ética del trabajo ganan credibilidad y la confianza de los demás, y se convierten en modelos a seguir para los demás.

En las empresas, este tipo de comportamiento marca la diferencia.

Todo esto es muy importante, pero hay algo fundamental para poner en práctica:
debe tener los hábitos correctos que lo pondrán en acción.

Con eso en mente, hemos creado un material que lo ayudará a ser más feliz y más satisfecho a través de hábitos exitosos.

El aumento de la productividad, el trabajo en equipo y la mejora del clima organizacional son algunos de los beneficios de la ética laboral.

Por lo tanto, hay muchas razones para alentar esta postura entre los empleados de la empresa.

Pero esto no siempre es fácil porque, después de todo, tendrá que tratar con personas con diferentes valores, posturas y personalidades .

Entonces, para facilitar, esta guía trae temas relevantes sobre el tema:

  • ¿Qué es la ética de trabajo?
  • Por qué cultivar
  • Beneficios
  • ¿Cómo promover
  • Diferencia entre ética y moral.
  • Cómo fortalecer la ética laboral.

¿Tienes curiosidad? 

En los siguientes temas, aprenderemos más sobre la ética del trabajo y cómo la atención puede aportar beneficios a su vida personal y profesional.

¿Qué es la ética de trabajo?

La ética laboral es el conjunto de valores, normas y actitudes que impulsan el comportamiento de los profesionales dentro de una empresa.

Es a través de él que un profesional presenta comportamientos apropiados para el entorno laboral, guiándose por principios que impactan directamente en la convivencia en grupo. 

En un artículo para el sitio web WiseStep, Chitra Reddy, una profesional con experiencia en reclutamiento, afirma que la ética laboral consiste en reglas y procedimientos.

Según el autor, tanto el empleador como los empleados deben hacer cumplir estos preceptos para mantener la cultura profesional de la empresa y construir una mejor relación con los clientes al proporcionar mejores productos.

Es decir, la ética profesional en todos los niveles de la organización es vital para su correcto funcionamiento.

Un profesional ético es aquel que actúa de acuerdo con sus valores y los de la empresa y no acepta chismes y mentiras, ni devalúa ni perjudica a otros para obtener mejores posiciones.

También actúa diariamente con educación y respeto hacia colegas y subordinados y busca cooperación y comportamientos que prioricen el intercambio de conocimientos y el trabajo en equipo.

Algunas características del comportamiento ético incluyen:

  • Empatía
  • Altruismo
  • Responsabilidad
  • Integridad

Por lo tanto, los profesionales que trabajan con la ética en el trabajo se convierten en referencias a otros en función de sus comportamientos ejemplares.

En general, los comportamientos esperados de los empleados se describen en la política interna de las empresas a partir del establecimiento de normas y reglas.

Esta herramienta define lo que se espera de los empleados para construir una cultura organizacional de acuerdo con los valores de la empresa y un ambiente de trabajo positivo que promueva el bienestar .

¿Por qué cultivar la ética en el lugar de trabajo?

Para los profesionales, adoptar una actitud ética en el trabajo es fundamental porque este es un tipo de comportamiento valorado en el mercado.

Después de todo, de esta manera, está reforzando una imagen positiva de sí mismo, lo que genera credibilidad y confianza.

La ética también ayuda al profesional a mantener buenas relaciones laborales, ya que respeta a los demás.

En un artículo para LifeHack, Scott Young dice que la ética laboral también tiene que ver con participar en una actividad o proyecto que el profesional ama.

Si no desea hacer más y solo hace el mínimo perezoso , puede estar trabajando en algo que odia.

“Tener una ética de trabajo significa que puedes crear, lograr y entregar aún más”, dice el autor.

En otras palabras, la ética, a través de la motivación y el compromiso, también mueve al profesional hacia el crecimiento.

Para la empresa, también hay razones para cultivar la ética en el lugar de trabajo.

Para la empresaria Lindsay Kramer, en un artículo para el sitio web Bizfluent, es importante porque responsabiliza a todos los miembros de la compañía por sus acciones.

“Mantener un código fuerte y ético crea una sensación de seguridad a través de los límites para los empleados”, dice el autor.

“También permite a la gerencia tomar decisiones que beneficien a la empresa”, concluye.

¿Cuáles son los beneficios de la ética laboral?

En los próximos temas, aprenderá sobre las ventajas de actuar éticamente en el trabajo.

Construir credibilidad

Sin lugar a dudas, los profesionales éticos, independientemente de su posición, construyen su imagen con credibilidad.

De esta forma, se convierten en personas confiables y sirven como referencia para los demás, generando respeto, admiración y reconocimiento por sí mismos.

Mejorar el clima organizacional.

La ética del trabajo fomenta un ambiente de respeto mutuo y colaboración que fomenta el intercambio de ideas y buenas relaciones interpersonales .

Estos factores impactan directamente en el clima organizacional, que brinda calidad de vida a los profesionales y genera crecimiento y mejores resultados.

Aumenta la productividad

El aumento de la productividad también es consecuencia de un buen clima organizacional creado a partir de la ética de los profesionales.

Los equipos con buenas relaciones que colaboran entre sí y abrazan el respeto mutuo tienen un mayor rendimiento porque no hay factores que obstaculicen la productividad.

De esa manera, puede concentrarse en la producción.

Favorece el trabajo en equipo.

En un artículo para la revista Chron, la emprendedora Kimberlee Leonard señala que la ética laboral también significa comprender que usted es parte de un equipo y que cada profesional tiene un papel diferente.

“Este entendimiento fomenta el trabajo en equipo y la cooperación para garantizar que todos tengan la información correcta para hacer su trabajo correctamente”, dice el autor.

Pero, después de todo, ¿cómo promover la ética laboral?

A continuación, descubrirá qué actitudes son importantes para promover la ética laboral.

Honestidad

La honestidad debe ser parte de la postura en el trabajo.

Esto significa que incluso debe asumir la responsabilidad de sus errores sin delegar la culpa a sus colegas o subordinados.

Esta actitud, además de contribuir a un ambiente de respeto, demuestra que eres confiable y creíble.

Respeto a la confidencialidad.

Es común que las empresas tengan información sensible que los profesionales necesitan saber.

Pero esta condición no significa que se deba romper el secreto.

Por el contrario, la ética laboral significa mantener la información de manera segura no solo para cumplir con las obligaciones contractuales y evitar el despido, sino también para no dañar a la empresa.

Compromiso

Las personas comprometidas demuestran que tienen la responsabilidad del trabajo.

Estar comprometido significa estar genuinamente preocupado por el desempeño individual y de la compañía, buscando siempre mejores resultados.

Precaución

La prudencia en las relaciones profesionales es primordial para actuar éticamente.

Incluso si su equipo tiene personas con las que tiene desacuerdos, la prudencia y la empatía ayudan a preservar las relaciones y mantener un ambiente saludable.

Y esa actitud marca la diferencia en el resultado final de la empresa y su propio bienestar.

Humildad

Actuar con humildad es primordial para el trabajo en equipo.

Tenga en cuenta que un profesional siempre puede aprender de otro, y esa es la principal ventaja de la colaboración.

Independientemente de su posición jerárquica en la empresa, respetar a sus colegas, evitar el juicio y reconocer los errores debe ser parte de su conducta ética.

Privacidad

En el lugar de trabajo, quieres que se respete tu espacio, ¿no?

Por lo tanto, respetar la privacidad de los colegas también debe ser parte de su postura profesional, evitando la manipulación de documentos, cajones y materiales sin el permiso del propietario.

¿Cuál es la diferencia en ética y moral?

La ética y la moral son conceptos comúnmente utilizados como sinónimos.

Pero, de hecho, hay una diferencia entre ellos.

La palabra moral proviene del latín “costumbres”, que significa costumbre.

La moral se refiere a las reglas morales que prevalecen en una cultura determinada, y se compone de patrones de comportamiento determinados por la sociedad como aceptados.

La palabra ética, a su vez, proviene del griego ethos, que significa morada, refugio.

Ya en filosofía, el término se refiere a naturaleza y naturaleza.

La ética reflexiona sobre las reglas morales e incluso puede cuestionarlas si se consideran incorrectas u obsoletas, por ejemplo.

En el libro Ética y responsabilidad profesional (Iesde Brasil), Airton de Mattos señala que la ética regula la moral e instituye principios y valores que guían a las personas y las sociedades.

“También es una reflexión sistemática sobre el comportamiento moral que investiga, analiza y explica la moral de una sociedad determinada”, dice el autor.

Consejos para construir ética laboral

Después de conocer la diferencia entre los dos conceptos, ¿qué tal dar algunos consejos para mantener una postura ética en la empresa?

No prometas lo que no puedes cumplir

Recuerde que, como mencionamos anteriormente, la honestidad es un factor esencial para la ética.

Cuando reciba una demanda de trabajo, no prometa entregar más de lo que puede hacer, ni responsabilizar a otros si no puede realizar las actividades a tiempo.

Tenga cuidado con la fecha límite y si considera que no es apropiado, tenga la flexibilidad de alinear las entregas.

Esta actitud es crucial para no comprometer su credibilidad profesional.

Saber criticar

Saber cómo criticar constructivamente es un requisito previo para los gerentes.

La retroalimentación es esencial para ayudar a los empleados a desarrollar.

Pero cuando se trata de criticar, necesitas empatía.

Cuando la retroalimentación es negativa, siempre guíe cómo puede mejorar el profesional.

Asimismo, sepa cómo recibir críticas sin tomarlas personalmente. 

Reconocer el mérito de los demás.

Así como la crítica es parte de la rutina laboral, el reconocimiento del mérito de otras personas es crítico.

Sirve como fuente de motivación y valora al profesional por su buen desempeño, fomentando la búsqueda de mejores resultados.

Esta actitud es cierta para todos: empleados, líderes y gerentes.

Evitar chismes

Los chismes, la intriga y los comentarios ofensivos no son parte de una conducta ética.

Recuerde, este tipo de conversación solo perjudica el ambiente de trabajo y las relaciones profesionales.

Si tiene un problema pendiente con un colega, el diálogo abierto y cordial es siempre la mejor opción para resolver conflictos.

Valorar y cultivar la conducta ética siempre

La conducta ética debe ser parte de su rutina y valorarse en cada actitud.

Un gerente, por ejemplo, debe tratar a los empleados por igual, ofreciendo oportunidades de crecimiento y cumpliendo con las obligaciones laborales, por ejemplo.

Lo bueno es que las personas con conducta ética se convierten en una fuente de inspiración para quienes las rodean.

¿Cómo fortalecer las actitudes éticas dentro de la empresa?

Como gerente de la empresa, es parte de su función promover actitudes éticas en el lugar de trabajo.

Después de todo, el líder sirve como referencia para los empleados, que tienen personalidades, conductas y valores distintos.

Entonces, para ser un espejo para ellos, debes desarrollar la ética tú mismo.

En un artículo para la revista Entrepreneur, el exitoso autor Peter Economy señala que no es suficiente ser un ejemplo para ganarse la confianza de los contribuyentes.

“Sus acciones deben ser consistentes”, dice el autor.

Con eso en mente, en las próximas líneas, aprenda cómo fortalecer la ética dentro de la empresa.

Mantener un ambiente de trabajo saludable y armonioso.

Un ambiente de trabajo saludable y armonioso es aquel en el que prevalecen el respeto mutuo, la colaboración y la comunicación eficiente.

Como líder, su postura también debería privilegiar estos comportamientos.

Una forma de crear un ambiente saludable es ayudar a resolver los conflictos de los empleados para que los malentendidos entre los empleados no perjudiquen el clima organizacional. 

Fomentar la educación y el respeto entre todos.

La educación y el respeto mutuo son factores clave en una postura ética.

Incluso cuando corrija a un líder, desarrolle empatía para no ser irrespetuoso y arrogante.

Además, nunca dirija comentarios ofensivos a los empleados.

Esta es una forma de demostrar, en la práctica, que esta postura ética espera de todos en la empresa.

Cumplimiento de las normas y jerarquía de la empresa.

Desde la política de la compañía, es posible resaltar la importancia de las reglas, que deben ser seguidas por todos los profesionales de la compañía.

Respetar la jerarquía entre puestos también es crucial para mantener un ambiente de trabajo organizado y saludable.

El papel del coaching en la implementación de la ética del trabajo.

¿Te consideras una persona con conducta ética en el trabajo?

Quizás solo realmente reflexionó sobre su propia actitud profesional al obtener algunas ideas mientras leía.

El entrenador es una metodología que puede proporcionar el apoyo necesario para esta reflexión.

Es un proceso dirigido a mejorar las competencias y habilidades de comportamiento, que se centra exclusivamente en las actitudes del individuo.

A través del coaching, el coachee tiene la oportunidad de identificar patrones de comportamiento, reflexionar sobre su postura y determinar qué actitudes deben cambiarse.

Estos beneficios son proporcionados por un intenso proceso de autoconciencia que pone al coachee en contacto cercano con sus valores y propósito .

A medida que se une al coaching, prestará más atención a su postura laboral diaria y a las situaciones que experimenta en este entorno.

Esta es una forma de identificar qué escenarios confrontan sus valores más íntimos, generando comportamientos conflictivos.

Con el apoyo del entrenador, reflexionará sobre acciones inapropiadas, el origen de sus actitudes y patrones de pensamiento dominantes.

Y a partir de esto, puede establecer los objetivos que necesita alcanzar para adoptar una actitud de trabajo ético.

El coaching ayuda en la preparación de la planificación estratégica que le permite establecer y perseguir sus objetivos, haciendo un seguimiento del rendimiento en cada sesión.

Por lo tanto, la metodología es el soporte adecuado para aumentar la ética en la empresa, y puede ser realizada por el líder o gerente, así como por los empleados.

Para darle una idea, la ética también es un elemento fundamental del coaching.

Aparece desde el comienzo del proceso al establecer confianza y confidencialidad en la relación entre el entrenador y el coachee.

El compromiso también es un factor esencial para garantizar el máximo disfrute del proceso.

Conclusión

Ahora conoce la importancia de la ética laboral y las diferentes razones para alentarla en la empresa.

Estos incluyen mejorar el clima organizacional y fomentar el trabajo en equipo y la organización.

Este tipo de comportamiento debe ser parte de la rutina de todos los empleados, líderes y gerentes .

Para aquellos a cargo de un equipo, esto es aún más relevante ya que el líder sirve como espejo para el líder.

Por lo tanto, además de fomentar la ética laboral, debe ponerla en práctica y convertirse en una referencia para los demás.

Al final de este texto, es posible que ya tenga una idea sobre su propia postura, ¿verdad?

Leave a Reply